jueves, 19 de octubre de 2017

Ensalada de Berza




La berza es una fuente de salud, tanto  si la vemos desde el punto de vista medicinal como el dietético. Entre otras  es rica en potasio, ácido fólico, calcio y magnesio, además posee propiedades antirreumáticas, antidiabéticas y cicatrizantes. La berza, o repollo blanco, es un alimento poco calórico con  gran contenido en fibra.

Ahora que  ya conocemos algunas de las propiedades de este repollo rizado, vamos a conocer un poco más sobre su procedencia la cual, comienza su andadura  por la prehistoria. Se extendió por Europa, procedente de Asia, a través de los grupos de peregrinos celtas. Se conoce su consumo por parte de las civilizaciones romanas y griegas. Durante el siglo XIX, las potencias coloniales europeas extendieron el consumo de este vegetal por todo el mundo. Sin embargo, la berza se consideraba un alimento de campesinos por lo cual las clases adineradas  pudientes  y más distinguidas de la sociedad, no lo consumían.


 

Existen multitud de variedades de la berza, de temporada media, tardía, otoñal y de invierno. Siendo este último su mejor momento. Para nuestra receta vamos a utilizar la col de hoja suave. Sus hojas externas son de un color verde claro, las del interior son blancas de consistencia dura y sabor fuerte.

Vamos a elegir los repollos de consistencia compacta, con un  núcleo duro, es más crujiente y más pesada que otros ejemplares de menor calidad. Esta vez, la vamos a utilizar en crudo en nuestra receta de ensalada, para ello la vamos a someter a una maceración de 12 horas y el resultado será una ensalada sabrosa de hoja  ablandada, fácil  de digerir, y sabrosa para degustar.







Ingredientes

Medio repollo, o berza

Pimiento morrón

Ajo

Clavo

Sal

Vinagre,

Aceite
Agua

 


Elaboración

Separamos las hojas del repollo una a una, las lavamos bien bajo el chorro del agua, también podemos dejarlas un rato en agua con unas gotitas de vinagre para desinfectarlas  o hacer que eliminen algún insecto que traigan adherido.



Una vez hecho esto, escurrimos y, partimos las hojas de  la berza en juliana,  las colocamos en un bol o ensaladera. La cubrimos  de vinagre hasta tapar todas las hojas.

Por otro lado en un mortero machamos unos dientes de ajo, el clavo y pimientos morrón, junto con una pizca de sal y aceite. Una vez que esté bien machacado lo echamos sobre la berza bañada en el vinagre.

 Dejamos esta mezcla macerar en el frigorífico durante la noche. A la mañana siguiente, además de haber  tomado sabor, las hojas estarán más blandas. A dicha maceración le añadimos agua, y rectificamos de sal.


Dejamos enfriar  de nuevo para servir  caldoso como entrante.