martes, 14 de octubre de 2014

Tarta de Queso al Horno



La verdad que en nuestra casa nunca falta el queso, da igual el tipo de variedad o de textura que tenga, simplemente nos encanta. Y no hay día que no nos llevemos un pedacito a la boca, somos como una familia de ratoncitos. No sé si será por tradición, por cultura, por cuna  o simplemente porque nos parece una delicia culinaria.
El queso es  un alimento que se elabora a partir de la leche cuajada de vaca, oveja o cabra. Hay infinidad de variantes de quesos. 

Por nombrar algunos ejemplos, os cuento que, Francia se conoce por su gran variedad ya que hay más de 300 variedades de quesos y es uno de los alimentos más afamados dentro su gastronomía. En Grecia, el queso se consume de manera mayoritaria ya cocinado, y son los quesos más refinados del mundo, incluso cuentan con muchísimas Denominaciones de Origen, destacando sobre todo el Queso Feta. El queso es considerado para los griegos como un regalo de los dioses.



En la Península ibérica también tenemos gran variedad de quesos, y los clasificamos según su sabor: suave, medio y fuerte dependen de la curación del queso, el tipo de leche y raza utilizado para ello.El queso fuerte es el de mayor curación y para consumirlos podemos acompañarlos sobre todo con vinos tintos con cuerpo. El queso medio suele ser semicurado y podemos acompañarlo  sobre todo de tinto joven o rosado. El queso suave, es un queso generalmente que no ha sufrido ninguna transformación y fermentación salvo la láctica.


También aquí existen infinidad de Denominaciones de Origen  Cada Denominación de Origen dispone de un consejo regulador que vela porque siempre se mantengan las normas de fabricación del producto. Se regula de dónde debe de proceder la leche, haciendo referencia al tipo de raza y las zonas de pasto del ganado. Se marcan cómo deben de ser cada uno de los pasos del proceso de fabricación, indicando si la leche puede ser pasterizada o cruda, a qué temperatura se debe de calentar la leche, que tipo de cuajos y fermentos se pueden utilizar, que tamaño tiene que tener el grano, cómo efectuar el proceso de salado, que forma y tamaño puede tener el queso, dónde debe de madurar, cuánto tiempo y a qué parámetros de temperatura y humedad, y finalmente que parámetros organolépticos y sensoriales debe de cumplir para considerarse óptimo.




Antes de pasar a nuestra receta ,una pregunta ¿Cuándo debemos consumir el queso?¿al principio o al final de la comida?Pues sencillamente cuando mas os apetezca.En mi casa ,normalmente lo degustamos como postre complementario porque siempre después de comer un pedacito ya nos toca.


Venga pues manos a la masa y a cocinar





Ingredientes (para 4 personas)
*50 gr de harina
*250 gr de queso de untar
*3 yogures (1 de limón y 2  naturales)
*3 huevos
*150 gr de azúcar
*Mantequilla y harina
*Mermelada para decorar.

 



Elaboración


Mientras preparamos la masa vamos encendiendo el horno y lo precalentamos para luego.

En el vaso de la batidora juntamos, los tres yogures, el azúcar, la harina y los tres huevos. Lo batimos bien  y cuando este bien batido echamos el queso de untar y lo volvemos a batir todo bien.

Después untamos un molde con la mantequilla y la harina para que no se nos pegue la tarta al hornear. Una vez que tenemos el molde untado vertemos  la mezcla y lo introducimos al horno.

Tenemos que hornearlo durante treinta minutos, a 180 grados, el tiempo es orientativo depende de cómo sea nuestro horno, podemos ir mirando de vez en cuando y pinchando con un palillo para saber si esta cuajada la tarta.

Cuando esté lista la sacamos y dejamos  enfriar la desmoldamos, igual, tenemos que ayudarnos de una puntilla. Y finalmente decoramos por encima con mermelada.
Para este tipo de tarta se suele utilizar la de frambuesa.



Yo he utilizado  una de higos de temporada:




  Y otra de arándanos:
 

Buen Provecho!

2 comentarios:

  1. ¡La pinta es deliciosa! ¡Gracias por compartir! ;)

    ResponderEliminar
  2. Parece sabroso!!! me quedo por aqui, te sigo guapa!!!

    ResponderEliminar